Técnica Audiovisual :

Técnicamente, el cortometraje es el resultado de una preproducción sonora y una filmación a partir de un texto afinado en el estudio de grabación. Un duro ejercicio coreográfico para los actores que exprimieron toda su capacidad expresiva en alimentar un diálogo lleno de matices, que junto a los efectos sonoros, conforman el 90 % del sentido narrativo del cortometraje.

Violencia machista:

La violencia de género no entiende de entornos sociales determinados. Es una forma concreta de violencia doméstica que se caracteriza por su arraigo y tolerancia histórica y social y por unas pautas de comportamiento que se repiten en la relación entre la mujer maltratada y el hombre maltratador. Actualmente se debate su definición y en algunos casos es llamada violencia machista o terrorismo doméstico, para concretarlo dentro de la expresión violencia de género en la que las características de este tipo de agresiones, físicas o psicológicas, se contextualizan en las diferentes y roles representados por el género que se atribuye a nuestro sexo.

Pero al adentrarnos en esta realidad nos encontramos con unas pautas que van más allá de los estereotipos de mujer débil, sin formación y sin recursos económicos, y de hombre de fútbol, cervezas y actitud grosera. La violencia de género radica en la dependencia emocional y la capacidad por tanto de controlar psicológicamente la relación hasta el punto de conseguir que una agresión, en cualquiera de sus formas, sea recibida como un castigo merecido.

Una situación de violencia machista tiene su germen en la creencia del hombre de sentirse superior a la mujer, apoyado en los privilegios ilegítimos que le han sido atribuidos socialmente por su condición de hombre. De ahí la expresión, que alude al género como compendio de roles propios de un determinado sexo, y la necesidad de diferenciarlo de otras formas de violencia que se crean en los núcleos familiares y que aunque también se basen en las relaciones de poder, no han estado amparadas social ni legalmente. Característica que lo convierte en un problema más difícil de erradicar ya que ha sido transmitido por herencia antropológica.

La mujer por su papel histórico ha asumido intrínsecamente esta posición y posibilita por tanto que sea controlada emocionalmente por su pareja, sin opción a cuestionarse la legitimidad del comportamiento que tiene el hombre, por ser hombre.

La víctima de los malos tratos ha sido estereotipada socialmente. Sin embargo, independientemente de los condicionantes externos de la relación y de la víctima, la situación se mantiene por el control emocional del hombre y el convencimiento de la mujer de ser culpable de las reacciones ofensivas de su pareja.

El síndorme de estocolmo

Lo que conocemos como “síndrome de estocolmo” podría describir el eje de este tipo de relaciones de dominación al permitir que la víctima vea justificada una determinada actitud que no sería tolerada si la ejerciera otra persona. Ya que el maltrato sólo es permitido por parte de quien ejerce un control emocional, después de que haya conseguido crear una secuencia de comportamiento en las que la mujer maltratada termina asumiendo la agresión como castigo y al agresor como protector. La dominación que se ha ido ejerciendo destruye la identidad y por tanto deja indefensa a la mujer que, antes de recibir una agresión física, ha sido desmembrada interiormente, y orientada a aprender y aprehender una sucesión de actitudes que la sumergen en una espiral de violencia justificada.

Por ello, las posibilidades reales de elección no pasan por analizar una realidad, que es percibida por la mujer de forma tergiversada, sino por romper con el vínculo que ha limitado la capacidad de ser realmente libres y conscientes de las circunstancias.

La violencia de género debe por tanto abordarse desde una visión psico-sociológica, ya que el maltratador, al amparo de una sociedad permisiva, y la realidad desvirtuada que condena a la verdadera víctima a su opacidad, han favorecido la permanencia de este tipo de violencia, y han provocado la muerte de x mujeres, el mismo año que se rodó este resorte fílmico al despertar de la conciencia social.

Leave a Reply